Remedios Caseros para Vértigos, mareos

Una especia habitual en la
cocina puede curar los vértigos. Simplemente vierte una pizca de
pimienta de cayena en un vaso de agua caliente y bébelo a sorbos. El
calor del agua y el de la pimienta hará que tu cuerpo bombee más sangre
y oxígeno a tu cerebro, lo cual te hará sentir la cabeza despejada y
eliminará los vértigos. Si continúas experimentando vértigos, vea al
médico.