Remedios caseros para la tos

La tos se define como una maniobra respiratoria brusca y explosiva que quiere eliminar el material presente en las vías respiratorias.
La tos se produce por estimulación de la mucosa de los bronquios, la tráquea o la laringe, ya sea por acumulación excesiva de moco en la superficie, sequedad, enfriamiento o sustancias químicas.

Las causas de la tos son diversas, pero hay que destacar:
Enfermedades de origen otorrinolaringológico (nariz, garganta y oído).
Afección del conducto auditivo externo o del tímpano (donde hay receptores para la tos).
Enfermedades como la sinusitis, la rinitis y las amigdalitis.
Enfermedades cardíacas.
Irritación de las vías aéreas superiores.
Afecciones pulmonares agudas o crónicas.
Otras causas accidentales: cuerpos extraños, alimentos en la tráquea, humo, etc.

Los medicamentos para la tos no deben tomarse durante períodos largos (3 semanas o más); hay que ir al médico para que lleve el control.

Ingerir agua pura (2 litros por día), para humidificar el árbol respiratorio.
Mantener la humedad de una habitación al 40%.
Cuando se tiene tos, hay que evitar espacios donde haya humo de tabaco, ya que el humo actúa como estimulante de la tos.
El hábito del tabaco es una causa frecuente de tos; por tanto,abandonarlo ayudará a hacerla desaparecer.
El farmacéutico le informará de la terapia sustitutiva de nicotina y de los recursos para evitar situaciones difíciles.

Recuerde que la Tos se produce por la obstrucción de vías pulmonares, ya sean por afecciones gripales, consumo excesivo de cigarrillo, etc. Para aliviar este mal le recomendamos este tips.

Ingredientes:
½ Taza de agua caliente
¼ Cucharadita de sal
½ Cucharada de miel de abeja o azúcar morena.
½ Limón.

Mezclar bien y tomar una cucharada 3 veces al día.