Remedio casero para la afonía

1. Para quitar esa afonía que a mucha gente le suele aparecer en fiestas, nada mejor que mezclar miel de abeja con jugo de limón y una pequeña cantidad de agua tibia. Una vez que está disuelta la miel, la forma correcta es hacer gárgaras, cuatro veces al día, si lo sigues al pie de la letra, verás como la afonía va desapareciendo.

2. Otra receta consiste en escaldar una cucharada de tomillo en medio vaso de agua. Dejar reposar 10 minutos y colar. Añadir el zumo de medio limón y una cucharada miel de romero. Beber lentamente la infusión con una pajita, introduciéndola, tanto como sea posible, en la garganta. El tomillo es un arbusto muy aromático, característico de las regiones mediterráneas. De él se aprovechan las flores y las hojas, que deben recogerse en primavera y secar en lugar ventilado. Posee varios efectos terapéuticos. Es estimulante, por lo que favorece la digestión y la circulación. Asimismo, es usado como antiséptico y como expectorante. Por ello, se recomienda en cualquier afección de garganta o de bronquios.

3. Una más. Picar media cebolla, y ponerlo a macerar con el jugo de un limon y agua -hasta cubrirla- durante 8 horas, luego colar y tomar a diario con pequeños sorbos utilizando una pajita (sorbete)