Plantas para aumentar el pecho

Estrógenos naturales para el crecimiento de los senos
Los fitoestrógenos, son estrógenos naturales de origen vegetal, presentes en algunas plantas, que imitan y regulan la acción de los principales estrógenos del cuerpo, las hormonas sexuales femeninas, responsables entre otras cosas, de caracteres sexuales, como el crecimiento de los senos. Algunos estimulan la glándula mamaria y son especialmente recomendados en la lactancia.
Los llamados estrógenos naturales, son componentes de origen vegetal, que al ingresar en el organismo, a través de alimentos estrogénicos, imitan y regulan la acción de los estrógenos del cuerpo humano. Los fitoestrógenos se encuentran en mayor concentración en determinadas plantas y hierbas, de allí que el consumo regular de una dieta rica en fitoestrógenos, pueda incentivar la acción estrogénica, incidiendo entre otras cosas en el desarrollo del busto y el tamaño de los pechos.

Entre las hierbas con función estrogénica se destaca el trébol, que por su contenido en formonotenina, regula la acción hormonal. Por otra parte, la infusión de trébol, preparada con una cucharadita de hojas secas por taza de agua, está indicada un par de veces al día para trastornos menstruales y menopáusicos. También está recomendado con dicho fin, el consumo de brotes de alfalfa, que además, puede ayudar indirectamente a aumentar el busto.

Una planta que se destaca por su acción estrogénica es el regaliz. La glicirricina de esta raíz tiene la propiedad de regular los estrógenos en las mujeres. Por otra parte, se dice que el alholva aumenta la producción de estrógenos, por lo que se indica tomar un vaso, por las noches, de una decocción de media cucharadita de semillas en un litro de agua, tanto para regular trastornos hormonales como para el crecimiento de los senos.

Otra hierba conocida por aumentar la producción de estrógenos es el perejil. Sin embargo, esta hierba en altas concentraciones puede ser tóxica y tener contraindicaciones, por lo que se debe ser cauto en su administración. Entre las plantas estrogénicas, se destaca especialmente la soja, por su alto contenido en isoflavonas, una de las formas más conocidas de fitoestrógenos, que puede ser consumida en sus diferentes formas y derivados, entre ellos el tofu.