Para la piel seca

Antiguamente el jabón se hacía en casa, pero es una tradición que se está perdiendo y sin embargo es sencillo y muy gratificante.

Ingredientes:
250 gr. de sosa cáustica
250 gr. de avena molida
1,5 l. de aceite de oliva virgen
1,5 l de agua


Preparación:
En una palangana mezclamos el agua (que estará a temperatura ambiente) y la sosa cáustica, removemos durante 2 o 3 minutos en el sentido de las agujas de reloj, para evitar que se corte. Esperamos a que se enfríe y le añadimos el aceite. Seguimos removiendo en la misma dirección. Añadimos la harina de avena poco a poco y la esencia de lavanda. Lo echamos a un bol y dejamos que repose hasta que espese. Lo dejaremos endurecer durante 1 o 2 días (dependiendo del lugar y la temperatura). Lo desmoldaremos y cortaremos en forma de pastillas pero habrá que dejarlas secar durante un mes antes de usarlas para que el proceso químico termine y desaparezca cualquier traza de sosa cáustica.
La sosa es un material tóxico, por lo tanto debemos tomar una serie de precauciones.
.- Utilizar guantes de látex, gafas protectoras y mascarilla.
.- Mantener una distancia prudencial.
.- Verter el agua con cuidado.
.- Tener a mano vinagre de manzana y agua por si hay salpicaduras.
.- Evitar las emanaciones tóxicas de la sosa cáustica.
.- Remover con una pala de madera.
.- Evitar la presencia de niños y animales.

Uso:
Indicado para pieles secas y estropeadas. Para trastornos cutáneos como la psoriasis